Loading...

26.9.05

SIEMPRE HAY GAUCHOS SOBRE LA PAMPA

Se necesitaba un voluntario y salta uno, siempre promero: «Yo me ofrezco».
Y le replica un tipo, que estaba al lado: «Y a mí qué me importa: yo meo caliente y espumoso».