Loading...

30.5.11

¡CON LAS BALLENAS, NO, CARAJO!


Anoche, después de 69 días de espera, se develó el misterio de la elecciones en Chubut. Las del 20 de marzo fueron objetadas cuando el oficialismo de Mario Das Neves tenía una ventaja de poco más de 400 votos y los kirchneristas querían abrir todas las urnas, barajar y dar de nuevo. Salomónico, el Tribunal Electoral adoptó esta rápida solución y para recontar los 1900 votos recurridos en cuatro mesas de Camarones, Trelew y Comodoro Rivadavia, los comicios se cerraron entre las 18:00 y las 19:00 y a las 21:30 todavía no se tenían ni noticias. La nueva ventaja es de una veintena de votos menos. Una vez más se ratificó que las cuentas claras conservan la amistad.
El gobernador había tenido la brillante idea de primerear con sus aspiraciones presidenciales y entró a empapelar Buenos Aires duro y tupido, incluso con gigantografías que todavía duran haciéndole compañía a las dudas sobre de dónde salen los fondos de los hiperactivos políticos de los pelajes. Oficialmente boludo fue lo más cariñoso que le dijeron. Que había entrado en desgracia para el oficilismo reinante no era necesario ser politicólogo; más bien, todo lo contrario. Como también que justo coincidió la nueva fecha dada por el Tribunal Electoral chubutense con las elecciones en La Rioja, donde el kirchnerista local, apoyado por El Chango de Anillaco, se quedó con el triunfo y más del 70% de los votos. Los rumores aseguran que en octubre, Zulemita, La Hija del Papi, se va a candidatear para diputada nacional, con lo cual la Cámara Baja se va a acercar cada vez más al nivel del zócalo. El gobierno ya no le hace asco a nada y está cada día más peronista.
A todo esto, las aspiraciones presidenciales de Das Neves quedaron igual que el Peronismo Federal. Ni siquiera anécdota. Pero no es nada raro que para hacerle pata a su brillante compañera riojana se tire una canita al aire para un escaño también en Diputados de la Nación. Total, con jurar y sentarse cinco minutos después tiene la pensión completa para el resto de su vida.